MéxicoMéxico
Detalle
ISBN 978-607-12-0616-9

La agroindustria y la agroecología:
su contribución a la seguridad alimentaria de México

Autor:Villegas de Gante, Abraham
Barrios Pinzón, Jesús Eduardo
Editorial:Universidad Autónoma Chapingo
Materia:Técnicas. equipo. materiales
Público objetivo:General
Publicado:2022-05-20
Número de edición:1
Número de páginas:64
Tamaño:14x21.5cm.
Precio:$43
Encuadernación:Tapa blanda o rústica
Soporte:Impreso
Idioma:Español
Libros relacionados
Temas selectos en ciencia de materiales y nanotecnología - Bizarro Sordo, Montserrat; Hernández Gordillo, Agileo; Rodil Posada, Sandra Elizabeth; Torres Arellano, Mauricio; Piedra González, Saúl; Orozco Cerros, Sayra Lissette; Bandala González, Érick Roberto; Rivera García, Ernesto; Dickey, Michael David; Rivero Corona, Michel Alejandro
Tópicos de Herramientas Biotecnológicas para el Desarrollo Agrícola - León Morales, Janet María; García Morales, Soledad; Gutiérrez Mora, Antonia; Castañeda Nava, José Juvencio; Rout, Nutan Prasad; Rodríguez Domínguez, José Manuel; Massange Sánchez, Julio Armando; Barba González, Rodrigo; Enríquez Vara, Jhony Navat; Rincón Enríquez, Gabriel
Manual de prácticas de laboratorio para la micropropagación de plantas - Rodríguez Dominguez, José Manuel; Castañeda Nava, José Juvencio; Del Toro de la Cruz, Fabricio Ociel; Gutiérrez Mora, Antonia; Plaza Ávila, Alexa Paola
Manual de prácticas de laboratorio para la micropropagación de plantas - Rodríguez Dominguez, José Manuel; Castañeda Nava, José Juvencio; Del Toro de la Cruz, Fabricio Ociel; Gutiérrez Mora, Antonia; Plaza Ávila, Alexa Paola
Tópicos de Herramientas Biotecnológicas para el Desarrollo Agrícola - León Morales, Janet María; García Morales, Soledad; Gutiérrez Mora, Antonia; Castañeda Nava, José Juvencio; Rout, Nutan Prasad; Rodríguez Domínguez, José Manuel; Massange Sánchez, Julio Armando; Barba González, Rodrigo; Enríquez Vara, Jhony Navat; Rincón Enríquez, Gabriel

Reseña

Una de las necesidades básicas del hombre es la de alimentarse, comer ha sido quizá la necesidad más apremiante. En las diversas civilizaciones, se han presentado carencias de alimentos; pero la agricultura fue la clave para consolidar estas civilizaciones.
La agricultura, ha evolucionado con apoyo de la ciencia y la tecnología, que dio lugar a los fertilizantes y a los plaguicidas químicos. Es cierto que, al tornarse tecnificada, ha mejorado las condiciones de abasto de la población humana, la cual se ha multiplicado. La creciente población ha ido a la par con la intensificación de la actividad agrícola, poniendo en práctica los principios de la llamada “Revolución Verde”: empleo de monocultivos, maquinización, uso de fertilizantes de síntesis, plaguicidas industriales, variedades mejoradas, riego tecnificado, uso intensivo de la tierra, calendarización estricta de las cosechas y planeación de la actividad agrícola, buscando optimizar el uso de los recursos.
Esto ha conducido a una agricultura industrial, muy intensiva en capital, recursos y tecnología, de la cual se han beneficiado muy pocos productores que disponen de los recursos apropiados para practicarla, pero han quedado excluidos: los campesinos y los pequeños agricultores.
Algo más preocupante es que la agricultura industrial ha causado un impacto negativo en el planeta por el uso intensivo de los recursos no renovables y de los renovables, como el agua y el suelo. El uso intensivo de agroquímicos, como los fertilizantes y plaguicidas, han terminado por contaminar no sólo el agua y el suelo, sino los propios alimentos.
Por ello, es necesario percibir un cambio en las formas de producción en la agricultura, promoviendo valores para lograr un cambio transgeneracional, que sea parte de la sustentabilidad. Es necesario preservar la biodiversidad y desarrollar y difundir una ética para la sustentabilidad.
En el contexto de la producción de alimentos, con base en la agricultura convencional o la agroecológica, es importante relacionar otro concepto ligado con la seguridad y la soberanía alimentaria: el de autosuficiencia alimentaria o su contraparte, la dependencia alimentaria. Si bien es cierto que ningún país actualmente puede ser completamente autosuficiente en alimentos, con políticas de Estado adecuadas; sí es viable cubrir la mayor parte de las necesidades alimentarias de un país, como recomienda la FAO; es decir, ser en gran parte autosuficiente en alimentos; poco dependiente de la importación del exterior.
Un país debe buscar la menor dependencia alimentaria con respecto al exterior. La producción agroecológica de alimentos posibilita la seguridad alimentaria.

Contáctenos:

Puebla No. 143, Col. Roma, Delegación Cuauhtémoc, C. P. 06700, México, D. F / Tel. 36011000 - Ext: 69328